¡Aprende a tallar calabazas para Halloween!

¡Ni truco ni trato! No pido nada a cambio de enseñarte a tallar de forma sencilla una calabaza monstruosa por la fiesta de la víspera de todos los santos. Una costumbre de origen celta que está más anclada a nuestras costumbres de lo que piensas.

¡Todo sea por pasar un buen rato entre vegetales y alejar a los malos espíritus! Lo del disfraz ya lo dejo a tu elección…

¡ELEGIR LA CALABAZA CORRECTA!

El primer paso para nuestro DIY es conseguir un buen ejemplar de calabaza de la especie Cucurbita pepo, pero no vale cualquier variedad ya que hay algunas mejores que otras para tallar nuestra lámpara terrorífica.

Las más utilizadas son las ‘Pumpkin Group’ de color naranja vivo, piel lisa y poco pesadas, lo cual quiere decir que están más huecas por dentro. Y es que aunque este tipo de calabazas es comestible, su principal uso es el decorativo ya que suelen estar bastante insípidas. Además su pulpa es blanda, acuosa y fibrosa, favoreciendo su vaciado, y su cáscara es más delgada que la de otras calabazas, con lo que podemos tallarla fácilmente.

Aunque su cultivo data de épocas precolombinas en las que los nativos las seleccionaban para cortarlas en tiras y secarlas al sol, ahora solo se usan como lámparas de Halloween y en EEUU, que es donde más se ultivan, aparecen sobre todo en la temporada de la fiesta. De hecho al día siguiente prácticamente desaparece del mercado y se procesa el excedente. Pero tranquilo, si te preocupa el que tengan que traerla desde tan lejos, ¡no te preocupes! Seguro que podrás practicar el comercio local ya que debido a la gran demanda se cultivan prácticamente en todas partes, así que el sello 100% origen España está garantizado.

Otras variedades de tamaño medio que también nos valen son las ‘Field Pumpkin’o las ‘Connecticut Field’, ambas de color naranja fuerte, pulpa delgada y cáscara blanda y acanalada, y si no también puedes utilizar otras un poco más grandes como las ‘Howden Biggie’, ‘Autumn King’, o más pequeñas como la ‘Small Sugar’ o las archiconocidas ‘Jack-O-Lite’.

Sólo un último consejo, elijas la que elijas, descarta aquellas que sean más chatas y de colores anaranjados más suaves. Si lo que quieres es dar un toque diferente puedes intercalar en la composición algún ejemplar de ‘Lumina’ o ‘Cotton Candy’ que son de color blanco, o de ‘Winter Luxury’ de piel como escarchada. Descarta también aquellas calabazas que sean muy pequeñitas y de colores verdosos, que para decorar bodas y otros eventos quedan muy monas pero te costará la vida tallar algo decente si no eres muy habilidoso. Y lo mismo que antes, úsalas sólo si quieres hacer una composición como elemento complementario. Las más conocidas son las ‘Jack Be Little’.

¡Cuantas opciones! Tranqui, si no te aclararas pregunta en tu frutería de confianza, seguro que te consiguen y te guardan la más preciosísima de las calabazas.

MATERIALES QUE NECESITAS

Para tallar una calabaza lo primero que necesitamos es conseguir buenas herramientas para hacer un buen trabajo. Aunque no lo parezca, la piel de la calabaza es muy dura, así que hacen falta utensilios específicos para poder con ella y que el tallado sea lo más limpio posible. No digo que sea la tarea más difícil del mundo sólo que si quieres conservar todos tus dedos en su sitio es mejor hacerlo bien y con precisión. Y es que las herramientas que vayamos a utilizar para tallar son igual de importantes que una buena elección de la calabaza.

Vas a necesitar:

  • Cuenco
  • Espátula o rascador
  • Plantilla para tallar (Busca “Free Pumpkin Carving Patterns” en Google y verás cuántas opciones o si te ves inspirado, inventa una tú mismo)
  • Cinta
  • Punzón
  • Sierras de corte

Es verdad que hay utensilios específicos para el tallado de calabazas, pero si no las tenemos podemos “cambiarlas” por otras que sí tengamos por casa. Te digo cual equivaldría a cual:

  • El punzón se puede sustituir por un punzón normal de ferretería, pero que la punta sea pequeña
  • La espátula o rascador se puede sustituir por una cuchara grande y resistente
  • Y las sierras de corte por cuchillosde cocina que tengan buena punta y sierra finita.

CÓMO TALLAR UNA CALABAZA DE HALLOWEEN PASO A PASO

Como ahora ya tienes la calabaza perfecta y unas buenas herramientas te voy a contar por fin como vaciar, tallar, limpiar y conservar una perfecta calabaza de Halloween ¡Vamos allá!

Paso 1: Vaciar la calabaza

Primero agujerea la calabaza en función del tipo de iluminación que vayas a utilizar después por arriba, si vas a poner una vela en su interior, o por abajo si vas a usar una luz tipo guirnalda. No hace falta que sea un circulo perfecto, puedes hacer ondas, zig-zag, como quieras. Eso sí, que después te quepa la mano entera para poder vaciar bien la calabaza. Abre la calabaza con cuidado pero con firmeza. Si quieres usar la tapa para tapar la calabaza después deshazte de todos los hilillos y déjala bien limpia.

A continuación, vacía la calabaza. Si no te gusta pringarte lo mejor es que te asignes unos guantes para hacer esta parte. Saca toda la pulpa, las tiras y las pepitas, ¡todo fuera! Para que quede todo bien uniforme, ana vez vacía la calabaza hay que rasparla con la espátula o rascador, o si no con una cuchara grande y fuerte.

Que no te entren las prisas en este paso, cuanto mejor quede mejor se verá el resultado final, así que rasca hasta que el interior quede liso y limpio. Por último, lava por dentro y por fuera la calabaza y sécala bien.

Paso 2: Tallar la calabaza

Con la ayuda de cinta adhesiva, fija bien el dibujo que hayas elegido en la calabaza. ¡Truco! No dibujes directamente sobre la calabaza para evitar que que se vean marcas del rotulador al final, si quieres hacer tu propio diseño mejor dibuja sobre un papel y úsalo de plantilla.

Con la ayuda del punzón ve marcando punto a punto todo el dibujo en la calabaza. Hazlo hasta que traspases con el punzón el papel y llegues a la piel de la calabaza. Marca bien las esquinas y mantén los agujeritos cerca uno del otro. Cuanto mejor tiempo dediques a hacerlo bien más fácil te será después cortar con la sierra. Al terminar retira el papel y comprueba que esta todo correcto.

¡Ahora toca el carvado! Usa la sierra o cuchillos afilados para este paso, empieza por las zonas más pequeñas o interiores para después dar paso a las zonas mayores o más exteriores. Para conseguir un mejor acabado te recomiendo que talles por fuera de la línea de agujeritos que has hecho con el punzón y que tengas especial cuidado en las esquinas. Sin prisa pero sin pausa. Por cierto, se aseado y usa un cuenco para ir dejando los trozos que vayas cortando.

Paso 3: Luces, cámara… ¡acción!

Ya tienes la calabaza tallada con el diseño carvado y es el momento de iluminarla, ¿has pensado que tipo de luz vas a utilizar? Las velas son monísimas y aportan esa luz tan cálida y bonita al interior de la calabaza, pero es muy importante que guardes ciertas precauciones por seguridad en casa. Y si no, hoy en día hay velas con luces led que simulan a la perfección la luz que emite una vela real. ¡No hay nada más seguro que este tipo de velas!

Aun así, si prefieres utilizar una vela de las de toda la vida, ten en cuenta que debes dejar la tapa de arriba abierta para que la vela “respire” y no queme ninguna pared. Cuidado con ponerlas en estantes donde haya algún tipo de techo o estante superior. Otra opción es usar guirnaldas de luces pequeñas para iluminar el interior de la calabaza, es una solución bastante buena y si has hecho el agujero en la parte inferior de la calabaza te sirve para esconder y que se vean menos todos los cables de la guirnalda.

PASO 4: CONSERVAR UNA CALABAZA DE HALLOWEEN

Ten claro que una calabaza es un alimento perecedero y por tanto una vez abierto se conserva muy mal a temperatura ambiental. Suelen durar unos 5 o 6 días aproximadamente. ¿Qué puede pasar? Pues que de un día para otro le empiece a salir moho en la parte interior y hacerse blanda hasta el punto de desmoronarse.

Así que para evitar lo inevitable te doy un par de consejos. Unta de vaselina toda la piel donde hayas tallado, así evitarás la oxidación de esos bordes y tardarán más en ponerse oscuros. Además, llena un pulverizador de agua con unas gotas de lejía y rocía la parte interior de la calabaza, así conseguirás que el moho tarde un poquito más en aparecer.


Y ahora, después de todos los pasos, por fin ya puedes admirar tu calabaza de Halloween, ¡sí, lo has conseguido! y seguro que además te lo has pasado pipa vaciando, recortando y tallando, si eres un auténtico adicto a todo lo manual como es mi caso. Espero que con todos estos pasos, trucos e imágenes hayas aprendido un montón, que pases una noche de miedo y que, como siempre, te atrevas a darle al handmade.

¡Feliz Halloween!

Vía: facilysencillo, espores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s